Una de los aspectos qué se tratan en el libro Desnudando a Google es el relacionado con los ingresos de Google. Ofrecen unos servicios que para la mayoría de sus usuarios son gratuitos (Google Maps, Mail, Docs, etc) pero obtienen una cantidad fenomenal de ingresos. Uno de los indicativos de cuanto puede ingresar Google se obtiene de saber cuanto gasta por ejemplo en publicidad.

Esta semana hemos sabido de unas cifras que llaman la atención. Google gastó en publicidad en televisión en Estados Unidos en 2011 la cantidad de 69 millones de dólares. A lo que hay que sumar 123 millones en publicidad online y otros 20 en otros medios tradicionales. Y ya se sabe que por ejemplo, en 2012 ya se ha gastado 12 millones de dolares solo por publicitarse durante los Oscar. Y se estima que este coste representa un 1,2% de sus ingresos, que por tanto se elevan a una cantidad de más de 17 mil millones de dólares.

Este dinero tiene que salir de algún sitio. Y es donde empieza el círculo vicioso de la privacidad. Porque sus ingresos vienen fundamentalmente de la publicidad. Para poder ofrecer una plataforma de publicidad atractiva para los anunciantes permiten segmentar a los usuarios. Y para poder segmentarlos, necesitas saber sobre ellos. Es por eso que Google necesita saber lo más posible sobre nosotros. Es clave para poder mantener su modelo de negocio. Y de ahí que por ejemplo patente una solución que podría emitir anuncios en función de lo que se escuche mientras hablas por teléfono. Así, si detecta que estás en un aeropuerto te podrá mostrar anuncios de viajes de avión baratos.

Como siempre, lo importante es saber que esto es así. Que Google no regala servicios porque sea muy bueno, sino porque así obtiene información de tí. Siendo consciente de ello, seremos responsables de nuestra navegación online.

Al respecto de ello, precisamente unos Xgooglers (ex-empleados del gigante) han sacado una utilidad que te permite bloquear definitivamente los rastreos que hacen los grandes de Internet. Se llama Disconnect.me y se instala como extensión en el navegador.

 

Por otra parte, seguimos recibiendo comentarios de nuestros lectores por las redes sociales. Nos encanta saber qué opinan del libro (ya sea bueno o menos) y compartirlo con los demás. Esperamos la tuya también. Recuerda que estamos en twitter y en Facebook.

Tagged with:
 

Deja un comentario