Estos últimos días estamos sabiendo de algunos hechos que nos parecen ciertamente preocupantes. Hasta ahora se ha hablado mucho de las políticas de privacidad de los distintos servicios de Internet. Cómo hacían para proteger nuestros datos, y lo más importante, qué datos obtienen de nosotros. Y el uso que dichos servicios hacían de los datos.

Cuando alguien quiere protegerse de esta recolección de datos puede hacer uso de las opciones de privacidad de su navegador. El no permitir las cookies y otros controles adicionales nos podían hacer creer que estábamos a salvo de estos servicios.

Pero esta semana se ha conocido como Google y otros servicios y plataformas de publicidad se saltan controles de los navegadores para seguir obteniendo datos privados de navegación. Por una parte, hemos sabido como se han saltado protecciones del navegador Safari para los dispositivos de Apple. Incluso Google llegó a “publicitar” que un usuario con dichos dispositivos estaba “a salvo” de dichas políticas. Y realmente no era cierto. Y ahora sabemos que Google ha hecho algo parecido con Internet Explorer. Y no le basta con reconocerlo, sino que además acusa a Microsoft de usar políticas anticuadas e inútiles.

Empezamos a perder las armas para protegernos de la recolección masiva de información privada sensible. Una vez que estamos logados con un usuario de Google hemos perdido el control, porque G se da por autorizada a recolectar todo lo que quiera sin importarle lo que nosotros mismos queremos proteger con un navegador. El siguiente paso será perder la guerra de la privacidad.

¿Qué medidas tomas para proteger tu privacidad? ¿Anulas las cookies? ¿Te interesas por las políticas de privacidad de los servicios?

Tagged with:
 

Deja un comentario