Ya hemos hablado varias veces del uso de nuestros hábitos de navegación o de utilización de sus servicios que Google hace fundamentalmente para orientar la publicidad con la que ganan ingentes cantidades de dinero. Pero hay otros servicios de los que se hablan menos; pero que muestran a las claras que la intención de “utilizarnos” lleva mucho tiempo en Google.

Os quería hablar hoy de reCaptcha. Con este nombre tan complicado se identifica un servicio de Google de generación de CAPTCHAs. Para el que no lo sepa, un CAPTCHA es lo que se nos muestra en muchas webs para asegurarse de que somos personas y no máquinas. Según la Wikipedia:

Captcha es el acrónimo de Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart (Prueba de Turing pública y automática para diferenciar máquinas y humanos)

Seguro que todos ya sabéis a qué nos referimos. Pero por si hay alguna duda, aquí una imagen:

Normalmente los CAPTCHA se generan mediante algoritmos matemáticos que modifican una imagen de un texto, distorsionándolo, haciendo muy difícil para una máquina reconocerlo, pero que una persona sí puede. Pero Google vio un nicho de mercado con los CAPTCHA.

Tenía un problema. Por el año 2004 Google presentó lo que ahora se llama Google Books. Un proyecto con una gran ambición. Digitalizar millones de libros. Alejandro Suárez en el libro Desnudando a Google nos cuenta en detalle la concepción del proyecto y las enormes dudas que surgen del mismo. Y aquí es donde entran los CAPTCHAs.

En esa ingente tarea de digitalizar miles de millones de páginas, la Tecnología tiene que dar herramientas que permitan pasar una imagen a texto digital. Para ello se utiliza software OCR (Reconocimiento Óptico de Caracteres en sus siglas en inglés). Pero los OCR no son infalibles. Según como se encuentre el estado del texto original pueden fallar.

Y ¿qué plantea Google para resolverlo? Pues ofrecer un servicio gratuito de CAPTCHA de tal forma que te muestra esas palabras que su software OCR no reconoce para que TU le digas lo que pone. Y lo ofrece gratis porque le interesa que el mayor número de webs posibles lo utilice y así asegurarse cientos de miles de manos resolviendo lo que sus máquinas no pueden hacer.

¿Estás o no estás ayudando a Google? ¿Con qué intenciones? ¿Qué pasará el día que Google deje de ofrecer su Google Books de manera gratuita? Son ideas para reflexionar.

 

Deja un comentario